...

Comparte este contenido

El Casino de la Exposición acoge ‘Diálogos entre una comisaria y una coleccionista’, un recorrido por lo mejor del último medio siglo de arte español

Del 9 de marzo al 22 de mayo, la colección ACB se traslada a Sevilla para abrir al público una de las colecciones privadas de arte contemporáneo más importantes de nuestro país

La Colección ACB, iniciada por el desaparecido Alberto Corral y continuada por Bárbara Rueda, se nos presenta hoy como un valioso ejemplo para entender la función del coleccionismo privado como elemento dinamizador del sistema artístico. Desde su puesta en marcha en los años sesenta, la colección se ha desarrollado siempre aferrada al presente, creciendo de manera paralela a la evolución del arte español e internacional. La exposición que, desde el día 9 de marzo, abre sus puertas al público en el Casino de la Exposición propone un paseo histórico por las principales tendencias artísticas del último medio siglo con obras de Chema Cobo, Guillermo Pérez Villalta, Miquel Barceló, Luis Gordillo, Rafael Canogar, Eduardo Arroyo, Jaume Plensa o Juan Muñoz, entre otros.

Al mismo tiempo, ‘Diálogos entre una comisaria y una coleccionista’ se sustenta sobre un delicado entrecruce de afectos, de sensibilidades y subjetividades, que acaban confluyendo en un discurso común. Cada una de las obras que componen la muestra ocupa no solo un lugar relevante en la Historia del Arte, sino también un espacio no menos importante en un relato más íntimo pero igualmente significativo para la comprensión del conjunto: la historia compartida de sus coleccionistas, una historia que en el caso de la Colección ACB se remonta a la década de los sesenta y que arranca de la mano de Alberto Corral y continúa hasta nuestros días gracias a la labor de Bárbara Rueda. “Esta muestra es importante para mí porque muchas obras no habían salido de mi casa y en esa privacidad que tenían se muestran aquí para disfrute de todos”, ha señalado Rueda.

Así, las piezas expuestas en el Casino de la Exposición no solo ejercen de objetos estéticos, sino también de depósito de memoria; son testimonio del período cultural que las generó y a la vez sedimento de las vidas que se tejieron en torno a ellas. “Lo importante de la colección de Alberto no es las piezas que tiene, sino que las compró coetáneamente a cuando fueron realizadas. Es decir, supo tener esta visión tan inteligente y tan buena de ver qué artistas eran importantes en aquel momento y qué piezas lo eran”, ha destacado la comisaria de la muestra, Alicia Ventura.

Por su parte, la directora general de Cultura, Isabel Ojeda, ha señalado “el regalo” que supone esta exposición para la ciudad, ya que es la primera vez que esta colección puede ser disfrutada más allá de la casa de Bárbara Rueda. La muestra, que permanecerá en el Casino de la Exposición hasta el próximo 22 de mayo, surge precisamente del diálogo entre la coleccionista y la comisaria y de su reflexión conjunta en torno a las piezas y a las historias que las envuelven a partir de un trabajo exhaustivo y minucioso de selección de obra.

La exposición, una primicia absoluta, repasa la amplia trayectoria de la Colección ACB, reivindicando algunas de sus piezas menos conocidas: parte de las tendencias pictóricas españolas de los años sesenta, setenta y ochenta, continúa por los ricos fondos escultóricos de la colección e incide, por último, en las obras más recientes, que se abren a la fotografía y a un creciente interés por las formas arquitectónicas. Estas últimas adquisiciones, llevadas ya a cabo en solitario por Bárbara Rueda, son el último fruto de una apasionante aventura en común, además del más sentido homenaje a la figura de Alberto Corral. Todo ello, bajo la experimentada visión de la comisaria, Alicia Ventura, que, con esta exposición, articula una nueva mirada a la colección proponiendo una doble puesta en valor: la del papel de coleccionista y la del rol específico jugado por el comisario en la relectura pública del patrimonio privado.